La pantalla de “La Undécima”

Albadalejo suministró un cubo gigante formado por cuatro pantallas LED en el centro del estadio Santiago Bernabeu. Este cubo, con visión de 360º, se empleó para ver en directo la final de la Champions League. Una vez el equipo blanco conquistó el título, la misma peculiar pantalla se utilizó como centro de las celebraciones del evento. El equipo técnico de Albadalejo desarrolló el proyecto e instalación de esta gigantesca pantalla con total precisión y en un tiempo récord. La superficie de la pantalla era de 450 metros cuadrados y estaba compuesta por 1800 módulos de pitch 10 mm.