Albadalejo ilumina la pasión en la fachada de la Sagrada Familia

Durante los días de Semana Santa se ha podido contemplar en Barcelona, de forma excepcional, un singular vía crucis proyectado en la simbólica fachada de la pasión de la Sagrada Familia. El conjunto escultórico de Antoni Gaudí ha sido el centro de atención de todas las miradas de los asistentes que se acercaban, tanto barceloneses como turistas.

Las doce esculturas, talladas durante 22 años por el arquitecto barcelonés Josep Maria Subirachs, que representan la pasión, se iluminaron para mostrar a los asistentes las últimas horas de Jesús.

Gracias a una narración de la Pasión de Cristo, acompañada de música y la espectacular iluminación de Albadalejo, los asistentes han podido vivir estos días, de Semana Santa, una representación singular de uno de los pasajes más simbólicos de la religión cristiana.

La Sagrada Familia se ha iluminado en tres horarios distintos a lo largo de tres días, todos ellos a partir de las ocheo de la tarde cuando el sol iba perdiendo presencia, para conseguir un resultado mucho más impactante con el juego de luces.